jueves, 1 de julio de 2010

Te amo, te amo, te amo.


A Beni


Te quiero a ti,


que no te asustas


al mirar dentro de mí


pues mi corazón


no tiene horrores


ni miserias ni basura


solo dolores y alegrías


y tú comprendes


cuando chilla,


cuando llora,


cuando ríe,


y lo abrazas.


No tengo que fingir.


Me hace tan feliz


no tener ser más que yo


sentirme amada


yo, que bailo repentinamente,


que canto mal una canción


y no te ríes,


o nos reímos juntos de la vida


y siempre me escuchas


siempre, y me llamas


piensas en mí,


no hay cansancio,


es amor,


sabes qué es el amor


y me quieres,


me amas,


no renuncias,


haces que deje de mirar


donde me desprecien


y me dices:


eres persona,


eres preciosa,


eres buena.


Y me amas.


Nadie antes


me ha amado tanto


nunca le has dado al pause


del mando a distancia.


Has tomado


cada trozo de mi corazón roto


y lo has mirado con amor,


mientras yo te lo quitaba


atemorizada.


Y tú, con tu mirada sosegada


me tomabas las manos


besándome en la mejilla,´


día a día


te acercabas más a ese destrozado corazón;


solo te permití escuchar el latido


abrazarme tal vez en algún momento


te hiciste un hueco imprescindible en mi vida


y ahora eres a quien más quiero.


Te amo, claro. Sería imposible lo contrario.


Tu mirada soñadora.


Toda yo entre tus brazos.


Tú me dejas gritar,


y cuando acabo


ya nunca hay más razones


que nuestro amor.


Por eso te amo.


Porque nos comprendemos


en un instante


y la vida es bella y atroz,


fue paralela nuestra niñez


la amamos y nos amamos.




Escrito en Málaga por Carolina Torrecilla García, a 1 de julio de 2010